Has dejado a tu pareja y te sientes fatal, ¿qué puedes hacer?

4 pautas clave para no perder la coherencia ni la cabeza

Es cierto que a priori, parece más fácil afrontar la ruptura de pareja cuando tu has tomado la decisión, aunque eso no te libera de pasar el duelo emocional y te explico por qué.

Es posible, que no hayas tomado la decisión en un calentón, sino de forma meditada, con muchas idas y venidas, una decisión tan importante que romperá todo lo que tienes construido hasta la fecha, no se hace a la ligera sino hay un motivo detonante.

Seguramente, llevabas tiempo viviendo un “no puedo más”, “necesito terminar con esto”, “quiero otra vida” o “no puedo seguir así, engañando”.  En cualquier caso, hasta que llega el momento de la ruptura, hasta que llega el día que planteas el – quiero separarme -  con las palabras que tu hayas elegido para hacerlo, ha pasado ya un tiempo en el que has empezado a elaborar ese duelo afectivo, pensando en tu futuro y como lo vas a hacer a partir de ese momento.

Cuando llega el momento y el proceso de separación empieza, y se hace real, empieza también un gran torbellino de emociones en el que aparece la culpa. La culpa de no haber podido seguir, de sentir que quizá la otra persona no se merece, o aunque se lo merezca, es duro para ti romper con todo y volver a empezar.

A veces te sentirás insegura de si ha sido una decisión correcta, porque empezar de nuevo supone un esfuerzo, una incertidumbre, el entorno cambia, los amigos y la familia toman partido, si tienes hijos, esta decisión también les atañe y emocionalmente no estás aún en el mejor momento. Hay que dejar pasar el tiempo y no machacarse ni martirizarse.

Si has decidido dejar la relación que tenías, es porque no te hacia feliz y quieres otra cosa. Otra cosa que construirás, y como toda construcción requiere un tiempo de creación. Es importante que no desvaríes y no pierdas la coherencia con tu decisión, para no dar marcha atrás y eternizar el proceso. Cuando las cosas no van bien y lo has dejado, y te asaltan las dudas, y la otra persona te reclama una nueva oportunidad, puedes caer en el error de concederla, simplemente por temor a enfrentarte a lo nuevo que aún no has construido y requiere un esfuerzo, un esfuerzo que temes. 

4 pautas clave en las que apoyarte para mantenerte firme y no marear tampoco a la otra parte,

Pautas para ser coherente y seguir adelante.

  1. Recuerda los motivos que te hicieron tomar la decisión. Ten presente lo que no funcionaba, lo que te hacía infeliz y no idealices con lo que  “hubiera podido ser”, porque eso es solo un anhelo, una falsa ilusión que no era real y por eso lo dejaste. Recuerda lo que te hacía vivir insatisfecha en tu relación y tenlo presente cuando te asalten las dudas y entiende que estás en un proceso de construcción e incertidumbre y que no vale más “lo malo conocido que lo bueno por conocer”, porque no es cierto, eso es una excusa para no afrontar las dificultades ahora.
  2. Acepta que no puedes tener las ventajas de todas la situaciones. Seguramente estar en pareja te daba seguridad en algunos puntos y estar sola incluye dificultades o inconvenientes. Aprende a superar esas dificultades y encontrar tus propias soluciones, para no caer en la dependencia del otro o en una comodidad que te lleva a la infelicidad. Las soluciones aparecerán, solo es cuestión de tiempo y de buscarlas.
  3. No te martirices con la culpa, no es bueno para ti estar con la otra persona por pena o por sentirte culpable. No es egoísmo quererte más a ti y cuidarte, buscar tu felicidad y renunciar a una vida triste o insatisfecha no es egoísmo, es sentido común. No te martirices, porque tienes la opción de elegirte a ti como parte más importante de tu vida, y solo así, podrás ser mejor para ti y para tus seres queridos. Cuantas personas han renunciado a no dejar a su pareja, y poco a poco se han ido enterrando en un pozo de tristeza o rabia, que no ha beneficiado a nadie. Permítete encontrar tu oportunidad de ser feliz.
  4. Mira con ilusión esta nueva etapa, las oportunidades que te ofrece, disfruta los buenos momentos, conócete a ti misma y abre la puerta a lo bueno que está por venir. Solamente cuando eres coherente con tus deseos y cierras la etapa anterior con entereza, empezarás a construir la vida que realmente deseas para ti.

Ánimo, empieza a trabajar hoy mismo en ti y tus deseos, para que esta nueva etapa te conduzca a una vida mejor, en menos tiempo de lo que crees, verás las cosas desde otro prisma y sabrás que era necesario cerrar esa pareja para vivir mejor con lo bueno que te llega.

Ponlo en práctica y coméntame que tal te ha ido, a mi email: patricianupi@gmail.com, me encantará leerte y si puedo ayudarte, para mi será un placer inmenso.


Patricia Nupi - Coach Estratégica 

Apúntate y recibe gratis en tu email  EL VÍDEO PRO que te sacará de esa incertidumbre, reconociendo en que etapa del duelo afectivo estás y cómo avanzar ahora  y encontrar tu vida plena